Pesticidas Organofosforados


   Estos compuestos hacen referencia a un grupo de insecticidas que actúan sobre la enzima acetilcolinesterasa (el grupo de pesticidas de los carbamatos también actúa sobre esta enzima pero a través de un mecanismo diferente). Estos pesticidas inactivan irreversiblemete la acetilcolinesterasa, esencial para el sistema nervioso en, humanos, insectos y otros animales. Los pesticidas organofosforados presentan una variación enorme en su capacidad para afectar a esta enzima y de este modo en su potencial de envenenamiento. Por ejemplo, el parathion, uno de los primeros organofosforados descubiertos, es en muchas ocasiones más potente que el malatión, un insecticida usado para combatir la mosca de la fruta Mediterránea y el Virus del Nilo del Oeste transmitido por los mosquitos.
   Los pesticidas organofosforados tienden a degradarse rápidamente cuando se exponen a la luz, el aire y el suelo aunque pequeñas cantidades pueden persistir y terminar en la comida y en el agua potable. Su capacidad de degradación hace de estos compuestos una interesante alternativa para los persistentes pesticidas organoclorados. Mientras que los pesticidas organofosforados se degradan más rápido que los organoclorados, éstos tienen una toxicidad mucho más aguda planteando riesgos para los agricultores, los aplicadores de pesticidas y cualquiera que se exponga a cantidades importantes de estos compuestos.
   Los organofosforados comúnmente utilizados incluyen: Parathion, Malathion, Methylparathion, Chlorpyrifos, Dichlorvos, Phosmet, Azinphos methyl.